Presupuesto personalizado

Creemos que el tratamiento perfecto también debe tener un precio perfecto.

Solicita un diagnóstico médico estético gratuito y te ofreceremos un presupuesto totalmente personalizado y ajustado a tus necesidades.

La toxina botulínica “Botox” es el tratamiento por excelencia para tratar las arrugas llamadas dinámicas, las del tercio superior del rostro: alrededor de los ojos, el entrecejo y la frente. Se aplica mediante pequeñas microinyecciones en la zona a tratar y el producto bloquea el músculo sobre el que se aplica durante un cierto tiempo. La piel aparece más lisa y la cara más relajada, contribuyendo a dar un aspecto más joven.

Preguntas frecuentes – FAQ

Tiene óptimos resultados en arrugas de expresión, donde los músculos son responsables de su movimiento y formación. Los lugares de aplicación más demandados son el entrecejo, la frente, el orbicular de los ojos, etc.

En principio, con una sola sesión sería suficiente, pero hay que repetirlas cada 3 ó 6 meses, dependiendo del paciente, si se quiere mantener el efecto.

Se puede realizar a cualquier edad; de hecho, sus efectos duran más cuando se aplica a personas jóvenes que cuando se inyecta a personas mayores.

Si, es un tratamiento aplicable en ambos sexos.

La Toxina Botulínica debe ser inyectada en los músculos sobreactivos, normalmente entre una y tres inyecciones por músculo. Las jeringas son muy pequeñas, de manera que no deberían producir apenas dolor (el efecto varía según la propia tolerancia de cada paciente).

No requiere de preparación previa.

 

Después del tratamiento, se recomienda el uso de protección solar en la zona tratada y evitar la exposición solar prolongada con el fin de mantener más tiempo los resultados.

No produce efectos secundarios, tan sólo en ocasiones aparece un pequeño hematoma en el punto de inyección.En algunos el paciente puede tener dificultad al tragar o debilidad en los músculos del cuello, provocando por su flacidez algún balanceo en la cabeza. Ahora bien, estos dos efectos son temporales.

Generalmente el efecto comienza a aparecer a partir del tercer día, normalmente al cabo de entre el quinto y el décimo día. El máximo efecto se alcanza entre los diez días y las tres semanas, según cada caso. Normalmente se pierden los efectos transcurridos entre dos y cuatro meses, despues de una disminución progresiva durante algunas semanas. Al cabo de seis meses el beneficio habrá finalizado por completo.

El tratamiento de hilos es compatible con otro tipo de tratamientos como la mesoterapia, las infiltraciones de plasma rico en plaquetas, láser o la toxina botulínica.